Un hilo rojo, invisible, conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias; el hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca podrá romperse.

(Provervio Chino)

Celia Ling

Celia Ling

16/9/07

Miercoles 29

Visitamos el templo del lama, para empezar a abrir boca.

No hay comentarios: